En diciembre de 1937, en lo que entonces era la capital de China, estalló una de las masacres más brutales que se recuerdan en tiempos de guerra. El ejército japonés entró en la antigua ciudad de Nankíng (Nanjing) y en pocas semanas no sólo saquearon e inc