En una sociedad en la que el conocimiento psicológico lo conforman tanto, si no más, los suplementos dominicales de los periódicos, la prensa del corazón, los programas de televisión y los autoproclamados gurús de la autoayuda, como los últimos avances cie