Pese al peligro, Usagi no duda en ir al futuro para salvar a Chibiusa y a sus compañeras. Pero se enfrenta a Wiseman, un enemigo implacable y muy poderoso que durante siglos ha alimentado su odio contra los poseedores del Cristal de Plata.