Fernando, un niño de diez años, es todo un mentiroso, y lo peor es que no puede dejar de decir mentiras, a pesar de sentirse mal por ello. Por culpa de todas esas mentiras, se mete en muchos líos.