John entra de visita en un castillo. Decide quedarse allí esa noche para colarse en la despensa y marcharse al día siguiente, con cualquiera de las visitas del día. Pero no sabe que el castillo sólo se puede visitar los domingos. Tendrá que estar allí una semana entera. Encima, los habitantes del lugar creen que es un fantasma.