El régimen del 78 establece el consenso socialdemócrata, sobre el cual se asienta la hegemonía cultural de la izquierda y, con el tiempo, la pérdida de identidad de la derecha.