...El periódico de la mañana. Va ya, solo terremotos, fuegos, robos, guerras... íEst o no puede seguir así! íDebemos hacer algo! íHay qu e actuar!. El Señor Top se despierta cada mañana dando las gracias por el nuevo día y saludando a la naturaleza y al mundo que le rodea… Pero esa idí lica realidad que vislumbra desde lo alto de su cab aña, en un lugar tan atípico como la cima, no de un a montaña, sino de un rascacielos en una ciudad cos mopolita, se ve truncada al ojear el periódico: a p ie de calle reina el caos. Lejos de adoptar una act itud conformista y pasiva, el Señor Top pasa a la a cción.